Páginas

jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Es mejor recargar la batería a lo largo de día o dejar que se descargue por completo? ¿Es perjudicial cargar el móvil toda la noche? Falsos mitos sobre las baterías explicados

¿Es mejor recargar la batería a lo largo de día o dejar que se descargue por completo? ¿Es perjudicial cargar el móvil toda la noche? Falsos mitos sobre las baterías explicados




Las baterías que utilizan tus dispositivos más modernos – como smartphones, tablets, portátiles o auriculares Bluetooth – son de tipo litio-ion (Li-Ion), y almacenan una gran cantidad energía en muy poco espacio y con una tasa de pérdida de energía muy baja cuando no están en uso.


Todas las baterías funcionan gracias a que tienen dos electrodos – un ánodo y un cátodo – y un material llamado electrolito entre ambos. Cuando conectas una batería a un circuito completo, ocurre una reacción química en el ánodo que hace que los electrones comiencen a viajar desde el ánodo hasta el cátodo.

Los electrones quieren llegar hasta el cátodo, que está menos ocupado, pero el electrolito que separa ánodo y cátodo impide que estos circulen por el camino rápido y les obliga a viajar por el circuito al que está conectada la batería, suministrando energía en el proceso.

Una vez que todos los electrones han completado el viaje, la batería se agota y necesita ser recargada. Si introduces energía en el circuito utilizando un cargador, puedes forzar una reacción en sentido contrario para que todos los electrones se acumulen de nuevo en el ánodo.

Lo que determina la capacidad de la batería es el número de iones de litio que pueden enclavarse en los diminutos poros del ánodo o el cátodo. Al cabo del tiempo, tras múltiples cargas, el ánodo y el cátodo se degradan y no son capaces de almacenar tantos iones como originalmente. Cuando esto ocurre, la batería pierde capacidad.

Es fácil pensar en el proceso de carga de una batería como si llenásemos un cubo de “energía” con una manguera. Sin embargo, el proceso es algo más complicado. Una batería de Li-Ion se carga en dos fases:
Primero ocurre el proceso de carga con corriente constante, en el que el cargador de tu teléfono o tablet aplica una corriente constante de electricidad a la batería para que los electrones vuelvan al ánodo. Durante esta fase el cargador decide cuánta potencia debe inyectar. Cuando mayor sea la corriente constante, más rápido se carga la batería. Los cargadores rápidos de alto voltaje – como los que llegan con muchos de los nuevos teléfonos – se aprovechan de esta primera fase para llenar la batería lo más rápido posible.
Cuando la batería llega al 70 por ciento, el procedimiento cambia a carga con voltaje constante. Durante esta fase, el cargador se asegura de que el voltaje se mantiene constante. Esto significa que, a medida que la batería se llena, la corriente que suministra el cargador se reduce. Por eso el ritmo de carga de la batería se reduce conforme su nivel de carga aumenta.

¿Qué ocurre si seguimos cargando más allá del 100%? No hay ningún problema ya que todos los dispositivos recargables tienen algún tipo de circuito que previene sobrecargar la batería.

La batería se va degradando poco a poco, es inevitable. La mayoría de las baterías de Li-Ion tienen una vida útil que oscila entre los 500 y 1.500 ciclos de descarga. Un ciclo representa un periodo de descarga, pero la cantidad de energía que descargas influye mucho.

¿Es mejor recargar la batería a lo largo de día o dejar que se descargue por completo? ¿Es perjudicial cargar el móvil toda la noche? Falsos mitos sobre las baterías explicados

Las baterías de Li-Ion odian las descargas profundas. Según Battery University, una batería de Li-Ion que sufre 100 descargas completas del 100% (el usuario agota la batería por completo antes de recargarla) puede perder un 30 por ciento de su capacidad en 300-500 ciclos.

Con un ciclo de descarga de un 25 por ciento, es decir, aquel en el que el usuario recarga la batería tan pronto como su carga disminuye hasta el 75 por ciento, la misma batería puede aguantar hasta 2.500 ciclos sin degradarse significativamente.

Otra cosa que no le sienta nada bien a las baterías es el calor. Una batería de Li-Ion que está expuesta a temperaturas de unos 40 grados durante un año perderá un 40 por ciento de batería. A 25 grados solo perderá un 20 por ciento.

Lo que no es ningún problema es seguir cargando la batería cuando ya está completa. Contrariamente a lo que puedas pensar (o te hayan contado), dejar tu teléfono o portátil cargado toda la noche no es malo para su batería ya que los dispositivos, las baterías que contienen y los cargadores son lo suficientemente inteligentes para controlar el proceso. La carga que se produce cuando la batería está llena es mucho menos perjudicial para la salud de la batería que una gran descarga.

Un peligro del que quizás no estés al tanto es el de una descarga completa. Cuando la batería deja de dar energía a tu teléfono, no significa que esté vacía del todo. Las baterías de Li-Ion no se descargan por completo porque, si lo hicieran, se volverían muy inestables. Cuando una batería alcanza la zona de peligro, un circuito detiene la descarga de la batería para evitar que llegue a un nivel tan bajo en el que haya peligro de explosión.

Para terminar, aquí te dejamos algunos consejos que deberías tener en cuenta si quieres aumentar la vida de la batería de tu dispositivo:
No hay ningún problema en que dejes tu dispositivo cargando toda la noche. Es mucho mejor dejar el teléfono cargando toda la noche (o el día) que dejar que la batería se descargue por completo.
Carga la batería “un poco” siempre que puedas. Las batería de Li-Ion no llevan bien lo de ser cargadas hasta el 100% y luego ser descargadas por completo. Es mejor ir cargándola poco a poco.
Mantén las baterías a una temperatura “fresca”. No dejes tu teléfono al sol todo el día, o encima de un PC que se caliente. Evita la carga inalámbrica siempre que puedas porque el calor que generan la bases de carga afectan a tu batería. No abuses de los cargadores rápidos, ya que aunque generalmente el teléfono y cargador son inteligentes, mucha energía en poco tiempo puede generar un calor extra.
Almacena las baterías con un poco de carga. Si almacenas baterías, cárgalas hasta la mitad aunque luego vayan perdiendo energía poco a poco.
Utiliza baterías reemplazables siempre que puedas. Los dispositivos con una batería a la que no puedes acceder tienen “fecha de caducidad”. Una batería que aguanta unos 500 ciclos de carga y es recargada diariamente perderá una cantidad significativa de capacidad en menos de dos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

bet.ucoz.co.uk